martes, 22 de enero de 2008

EL AÑO DE ZARAGOZA

He estado hoy en Zaragoza. Desde Madrid se llega en hora y cuarto, o sea, que está, realmente, a la vuelta de la esquina. Cuando sales de la estación, te encuentras una ciudad levantada, repleta de obras, de señalizaciones... pero en la capital aragonesa se da por bien empleado. Es el año de la Expo, que va a transformar sustancialmente la ciudad. De hecho, ya está cambiando. Por ejemplo, se han disparado los precios de las viviendas. Pero hay un ambiente de ilusión que recuerda la forma en que Sevilla acogió su Esposición Universal hace dieciséis años. Seguro que va a ser un éxito.
Elegimos para comer un restaurante céntrico. "Las obras van a buen ritmo", afirma tajante uno de los comensales, que maneja buena información. "La Torre del Agua está muy avanzada, será uno de los emblemas de la Zaragoza del futuro", añade. En la mesa de al lado veo a Elías Querejeta y su equipo, que ruedan un documental. Un poco más allá, a un grupo de africanos con sus acreditaciones al cuello. Entran a almorzar otras cuatro personas, también relacionadas con la Expo. Durante la tarde, dialogo con jóvenes de Zaragoza, que hablan con orgullo de lo que ocurrirá de junio a septiembre en su ciudad. De regreso a Delicias, el taxi da un rodeo espectacular, pero llego a tiempo al AVE. "En Zaragoza, siempre se llega a tiempo", dice el conductor.

Si te interesa el día a día de la Expo, te recomiendo www.expozaragoza2008.es/blog/. Lo tiene todo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No es tanta la ilusión que hay en Zaragoza por la Expo.

Lo primero los que vivimos aquí no vemos las obras tan abanzadas como tenian que ir, como dice mi abuela:"Al final nos pillara el toro".

Soy Aragonesa y Zaragozana , pero creo y es muy triste lo que voy a decir que se le esta haciendo este proyecto grande a la Capital.
No por los habitantes que si estamos a la expectativa de "¿Lo acabaran todo a tiempo? Sino de los que en si mandan en el proyecto.
Cara a la galeria, estan haciendo muchas novedades en los puntos estrategicos y que se van a visitar.
Pero ya veremos y padeceros los Zaragozanos lo que esto va a conllevar.
Subidas brutales de impuestos, carencias en otros proyectos.

Mi abuelo vivio la Expo de 1908, y por lo que nos contaba eso si que fue un triunfo para esta ciudad.

Esperemos que 100 años despues sea un gran triunfo y que los visitantes que vengan y los que vayamos veamos en realidad todos esos millones que esta costando en algo que ha valido la pena.

Un saludo .

Por cierto, daros prisa en coger las entradas por que a partir de junio serán mucho mas caras.


Chao

maño dijo...

paisanica, yo no sería tan catastrofista. a mi me parece que va a buen ritmo y que puede ser como la historica de 1908. tiempo al tiempo.
nada es fácil, es una gran obra que es incom0oda pero generara beneficio para Zaragoza.