lunes, 28 de enero de 2008

JAVIER BARDEM Y LA MEMORIA HISTÓRICA

Javier Bardem va lanzado al Oscar. Esta noche ha recibido el premio del Sindicato de Actores al mejor actor secundario por su papel en "No Country for Old Men". Se impuso a Tommy Lee Jones, Hal Holbrook, Casey Affleck y Tom Wilkinson. "Recibir este premio es totalmente increíble, y soy un actor español; recibir esto con todos vosotros, de parte de todos vosotros, es más de lo que puedo expresar con palabras", dijo. El actor español dedicó el premio a los hermanos Coen: "Gracias chicos por contratarme, y gracias por el duro trabajo de escoger las buenas tomas en vez de aquellas en las que realmente lo hice fatal", bromeó. Y regaló esta preciosa y profunda reflexión, que he escuchado esta mañana en la radio:

"Mis abuelos fueron actores en un tiempo en el que a los intérpretes no se les permitía ser enterrados en tierra sagrada, porque eran homosexuales y prostitutas. Así que ha sido un largo camino hasta llegar aquí, y eso es algo que debemos agradecernos a nosotros mismos."

3 comentarios:

Anónimo dijo...

este chico es un fenomeno.
ha ido de menos a mas, y ya esta en hollywood. ha empeñado su credibilidad y su prestigio desde el no a la guerra, pero no le ha importado lo mas minimo ser el blancdo de las criticas de la derecha española.
y ahora, esa reivindicacion del oficio de actor. muy bien por bardem

cacana dijo...

No diría yo tanto, se los empezó a enterrar en sagrado en tiempos de Calderón, pero si un poco excluidos de la sociedad.
Mi padre y mi madre ambos actores, estando de gira tuvieron que acudir a un médico, después de la consulta, el facultativo les dijo de volver la semana próxima, ellos dijeron que imposible , que eran actores y estaban de paso, a la salida le escucharon decir a su enfermera "fíjate y parecían gente normal".
Pues no, no eran normales y les doy las gracias por ello. Eran buena gente como Javier.

Legionarius dijo...

Como actor no me gustó nunca, y sus opiniones políticas mucho menos.
Se declaró en contra de la guerra de Irak y se manifestó por el tema del chapapote simplemente porque gobernaba el PP. Sin embargo no se le oyó decir nada por el bombardeo en Yugoslavia, por la guerra de Afganistán, o por el incendio y muertos en Guadalajara, con gobiernos socialistas. Demasiado partidista, como su madre.
Llama fascistas (el fascismo es italiano Bardem) a los que votan al PP, y defiende la política de Castro en Cuba (una dictadura de izquierdas). Pero claro, él dice que es demócrata.
Se califica a si mismo como de izquierdas, anti Bush y de su política exterior. En suma se define como antiamericano.
Pero claro, ahora quiere el Oscar, que es un premio estadounidense. Mucho ruido y pocas nueces. Como ha visto que el cine español está de capa caída se ha vendido a sus eternos enemigos para enriquecerse.
¿Demuestra con esto ser un actor con unos marcados principios de comportamiento?
¿Qué se puede esperar de un individuo que dijo que “si fuera homosexual se casaría sólo para joder a la Iglesia”? Vamos, que no hace las cosas por gusto, sino para fastidiar al prójimo.
En definitiva creo que es una persona que en vez de dedicarse a lo suyo, aunque lo haga mal, se empeña en meterse donde no le llaman. Y además sin razones suficientes para soportar sus acciones.

QUE EL OSCAR LE DE LA ESPALDA.

Un saludo español