miércoles, 10 de octubre de 2007

RAJOY NO MIRA A CÁMARA

Fíjate bien en la mirada de Mariano Rajoy. No está pensando. Está hablando...
Es una imagen extraída de un mensaje audiovisual grabado por el líder del PP con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional. Vamos, como si fuera el Jefe del Estado en Navidad.
Independientemente de su contenido (Rajoy pide que manifestemos nuestro orgullo de ser españoles, bla bla bla, ya te lo imaginas, que si los símbolos, que si somos una nación, que si tenemos que sacar nuestro españolismo de lo más profundo del corazón...), la grabación es sorprendente.
Si Rajoy pretende transmitir un mensaje de gran calado, si se pone en plan estadista y pronuncia palabras grandilocuentes... ¿qué hace pegado a una estantería, empastado contra un fondo confuso y con una postura forzada? Pero sobre todo: ¿por qué no mira a cámara? En el video se aprecia claramente que está leyendo un texto situado encima del objetivo de la cámara que graba su intervención. De tal manera que su mirada no se dirige al ciudadano a quien van destinadas sus palabras, sino que se pierde en el espacio... como se pierde el agua sucia por una alcantarilla. Anda, que los asesores de comunicación e imagen se han lucido... Si tan importante es lo que tiene Vd. que decir, y si todos conocemos su facilidad de palabra como buen orador que es, y si también conocemos su precisión y su agudeza, ¿cómo es posible que no mire a cámara?.
¿Será que le da vergüenza lo que está diciendo y no se atreve a mirar a esa ESPAÑA de la que tanto habla?

2 comentarios:

Alfonso dijo...

Creo que puede ser algún problema del PP, en Andalucía, Javier Arenas nunca nos mira a la cara, siempre habla de reojo, sino observadlo; además, él y otros líderes del PP cuando hablan, repiten las cosas dos veces jeje, es curioso; prestad atención :)

Anónimo dijo...

A mí su mirada me parece totalmente paranoide. Delirios de grandeza, aupado por sus secuaces... yo qué sé... Me recuerda a la turbia historia de algunos emperadores romanos, no sé, o a Napoleón, o a ... o a algunos reyes españoles manejados por sus validos... Uf...

Tampoco quiero entrar en el símil de palabras Rajoy-Rey... Asusta.

Cuando se preocupan tanto de estos temas, el patriotismo, las injurias al rey, el orgullo de... Dan miedo. ¿No sería lo normal, lo natural, celebrar las cosas naturalmente? Parece de perogrullo, pero pensadlo a fondo.