jueves, 4 de octubre de 2007

SANCIÓN, CESE Y CARCEL

Algunas imágenes del día.
10 puntos... deberían quitar a Lewis Hamilton por la maniobra realizada en el Gran Premio de Japón de F-1 que provocó el choque de dos pilotos que iban detrás de él. A ver si alguna vez al intocable niño bonito de McLaren se le trata como a Fernando Alonso y a los demás.
Una cantidad en puntos equivalente a su sueldo público durante una legislatura -o el cese fulminante- deberían reclamar los madrileños al Consejero de Transportes de Madrid, Manuel Lamela, por el impresentable vídeo de una exposición del Metro contra el efecto invernadero, en el que aparece un aficionado del Atlético de Madrid como ejemplo de persona contaminante, y otro del Real Madrid como ecologista. Ha levantado tal oleada de críticas que el suburbano se ha visto obligado a retirarlo. Vergonzoso el contenido, y vergonzosa la aprobación por parte de las autoridades competentes (ver www.elmundo.es)
Al menos veintisiete millones de dólares deberían entregar a la hacienda pública chilena veintitrés familiares y colaboradores de Augusto Pinochet. Un juez chileno los ha procesado y ha ordenado su detención en el marco del 'caso Riggs', una investigación sobre el origen de la fortuna del ex dictador y sus cuentas secretas. Entre los requeridos figuran la viuda, Lucía Hiriart y los cinco hijos del dictador, que ya fueron procesados en enero de 2006, aunque lograron la libertad provisional bajo fianza. Pinochet llegó a tener ciento veinticinco cuentas bancarias fuera de Chile y se detectaron presuntas irregularidades para esconder una fortuna estimada en 27 millones de dólares.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

kuriosa mezkla de noticias.
te falta por puntuar el video del PSOE. ¿Qué pedirías para Pepe Blanco y cia? ¿10 puntos, el cese o la cárcel?

pilates dijo...

elvideodelpsoeesunaverguenza.ysoyunmilitantesocialistaqueestahartodeestassalidasdetonoquenosperjudicanmuchisimo

lurra39 dijo...

La historia pone a cada uno en su sitio, compañero.
Es la hora de la familia de Pinocho.
A todo cerdo le llega su San Martín.