miércoles, 21 de noviembre de 2007

LA GOMINA Y LOS BATES

Leyendo esta mañana a Elvira Lindo en EL PAÍS se han activado imágenes aletargadas de mi adolescencia. Crecí en Manoteras, o sea de Hortaleza, y los fines de semana íbamos a sesiones dobles de cine en el cercano barrio de Pinar del Rey... y en ocasiones cogíamos el autobús 29 -directo hasta Felipe II-. Esos fines de semana eran especiales porque nos sentíamos como aventureros en territorio extraño. Nosotros, chicos de clase obrera, con nuestros pantalones Wrangler y nuestras zapatillas Paredes, y ellos, los niños pijos, con sus zapatos "castellanos" (la hebilla L&G nos fascinaba) y sus abrigos Loden (tan deseados -fardaba uno mucho con el Loden en Manoteras- como inalcanzables). Nosotros, que corríamos por los descampados y tirábamos piedras a los autobuses. Ellos, tan beatos, tan formales, tan poquita cosa. Nosotros, con la melena. Ellos, con la gomina.
En mi barrio, los macarras llevaban "chaira" pero jugaban al fútbol con nosotros. Nos daban más miedo las cadenas y los bates de los fachas de Goya. Lo de "las cadenas" siempre me dio escalofríos. Siempre anduve con cuidado, y la verdad es que nunca me pasó nada. Me llama la atención que ahora, treinta años después, el consejo de los padres a los chavales vuelva a ser que tengan cuidado si van por el barrio de Salamanca.
Y estoy totalmente de acuerdo con Elvira en la última reflexión sobre el tratamiento en los medios (ya sabes que muchos de mis post son críticos con lo que leo, escucho y sobre todo veo en televisión). ¿Por qué se habla tan a la ligera de jóvenes "antifascistas" al referirse a las pandillas ahora llamadas sharp -guarros en la terminología skin neonazi-? ¿Por qué los medios convierten en cliché sin sustancia una palabra tan noble, una causa por la que murieron cientos de miles de personas en España y en Europa?
Me acuerdo de Gerda Taro, la joven antifascista que vino a España a defender la libertad y la democracia (y cuya vida y muerte biografié), y pienso: ¿qué tiene que ver con estos nuevos presuntos "antifascistas" revienta-manifestaciones anticonstitucionales, que, en muchos casos, no resistirían un sencillo test sobre teoría política?

4 comentarios:

Santi dijo...

Quizá todo esto pase por que la nueva definición que hay que dar a muchos periodistas sea la de "etiquetistas". Es mucho más aseado que andar buscando definiciones complejas.

luky dijo...

etiquetadores de noticias que hacen tabla rasa y les da igual hablar de muertos en Somalia que en Afganistan. que cuentan las muertas por violencia doméstica como quien cuenta manzanas. que
pasan de largo de lo esencial y se quedan en lo superficial. que utilizan siempre las mismas palabras para contar realidades muy distintas... aunque se parezcan.

Anónimo dijo...

me alegro de cvonocer a otro chico de barrio como yo. en aquellos tiempos de pantalones de campana y zapatos de tacon americano costaba muxo irse lejos de la manzana en la que uno vivia. en mi ciudad ibamos andando a la zona del centro, y era como una gran jungla de casas y personas. nosotros nos paseabamos orgullosos de nuestro origen y despreciabamos a los que aparentabantener mas dinero o mas eduacion que nosotros. eramos seres libres

Anónimo dijo...

... eramos seres libres y con ideales, razones éticas para luchar contra algo en aquellos finales de los 70 y principios de los 80... Algo fuera de nosotros, poderoso, más allá de las marcas o abanderado por ellas, señas de identidad y sociedad buscando la suya, cambios sociales, políticos... porqués y para qués que nos empujaban a encontrar nuestro lugar en la nueva democracia... Eramos libres.