miércoles, 26 de marzo de 2008

ORFANDAD (2). A DOS HORAS DE PRONUNCIAR UNA CONFERENCIA EN GIRONA

Interrumpo el paseo por Girona (cielo incierto, fresco incierto, calles inciertas) para entrar en un café. He comido en Le Bistrot (lo conoces si has visto "Soldados de Salamina"): fideos marineros con romescu, farcit de carn (una especie de lasaña) y flan de yogur con salsa de naranja y un "tallat" (cortado). Mientras repasaba la conferencia de esta tarde -invitado por el Patronato "Call de Girona"- pensaba también en Ariadna Gil y en Javier Cercas, en la guerra civil, en el recuerdo de los muertos... y ha vuelto a salir la imagen de Rafael Azcona. Sería dificíl decantarse por alguno de los muchos artículos que la prensa de hoy dedica al genial guionista. Como epitafio, como homenaje a un amigo, como semblanza que a todos nos gutaría que alguien escribiera de nosotros alguna vez -si lo mereciéramos, claro- me quedo con éste. Por supuesto, Juan Cruz:

"Rafael Azcona era el amigo perfecto. Delicado, leal, hasta la muerte mantuvo una educación, una gentileza, una caballerosidad que se llevó consigo, como si su raza fuera única, la raza de Azcona. Jamás fue maledicente ni envidioso; fue un gran trabajador, un tipo genial que se burlaba de su propio genio; un escritor que tachaba, con su humildad, su trayectoria, un guionista que enseñó a mirar a varias generaciones de españoles. Un tipo espléndido que ahora ya nos hará una falta sin fondo, como si se nos hubiera desprendido del aliento la última vez que tuvimos esperanza.


Y ahora, al hotel. Me espera esta tarde otra evocación, otro recuerdo. El de Gerda Taro, sobre quien escribí un libro que no es sólo una aproximación asu vida y su trabajo, sino una reflexión sobre el periodismo de guerra de los últimos setenta años. Gerda, en la vida y en la muerte a la sombra de Robert Capa, comienza a ocupar el lugar de la historia que siempre le fue negado. Tres maletines descubiertos en Méjico -con 3000 negativos de la fotógrafa alemana, de su pareja Robert Capa y de David Seymour- tienen la culpa...

3 comentarios:

brujaroja dijo...

Caigo en tu blog por casualidad. Y me gusta. Volveré por aquí, I promise.

Alfonso dijo...

Girona, no la conozco, pero por Soldados de Salamina y por la trilogía de Gironella, me interesa muchísimo por lo que leí sobre ella en la Guerra Civil.

salvajuan fernandez dijo...

Para arte judío el de "Los falsificadores". Enhorabuena por el blog.