lunes, 31 de marzo de 2008

LOS RADARES DE GALLARDÓN TIENEN FORMA DE CAJA (REGISTRADORA)

Hoy es el día fijado para la entrada en funcionamiento de dieciséis radares que el Ayuntamiento de Madrid (bueno, el gobierno del PP en la capital) ha instalado en los túneles de la M-30. Su finalidad, dicen, es "controlar que no se incumplan los límites de velocidad en estas zonas", establecidos en 70 kilómetros por hora. Se activarán cuando el coche alcance los 79 por hora... y las multas oscilarán entre los 92 y los 400 euros, más la correspondiente pérdida de puntos. Y si la velocidad registrada supera en 60 kilómetros la máxima permitida, se considerará delito. El conductor podría ir a la cárcel.

A mí me parece un disparate, una contradicción, esta película que se han montado con los túneles de la M-30: después de tres años sufriendo lo indecible las obras, ahora resulta que el proyecto destinado, entre otras cosas, a agilizar el tráfico se convierte... justo en todo lo contrario.

Te cuento cuál es la realidad, hasta hoy: los conductores, muertos de miedo porque se sienten amenazados a lo bestia, frenan a la entrada del túnel -con el consiguiente peligro para los que vienen detrás, esas décimas de segundo que tarda el ojo en adaptarse- y dentro de los túneles -larguísimos, por cierto-, llegan incluso a meter tercera velocidad(¿tercera en un túnel?)
Se montan unos atascos de impresión, por la velocidad lenta de los vehículos y porque no se sabe aún muy bien dónde están los radares; no se respeta la distancia de seguridad como consecuencia de la marcha "a paso de tortuga". Se está más pendiente del cuentakilómetros... que de la conducción misma. Y si no hay coches, peor. Como será la situación, que en los primeros días de prueba, los radares de la M-30 han superado todas las estadísticas existentes en la historia del tráfico
en España. En un solo día llegaron a "cazar" a 1.434 coches que circulaban a más de 79 kilómetros por hora. Claro, que no explican por qué: ¿todos conducen de modo temerario? ¿son transportistas o taxistas o particulares peligrosos al volante, que hacen conducción deportiva y ponen en riesgo su vida y la de los demás? Obviamente, no. ¿No es más cierto que un porcentaje x de esa gente conducía de modo NORMAL?

Los radares están ya calibrados y listos. Cuando leas esto, seguro que ya han actuado. Algún pobre trabajador que se ha levantado a las seis de la mañana y, como ha visto el camino libre, ha metido cuarta y se le ha ido el coche a 85 por hora. Y no te enteras. El disgusto viene después.

Los conductores madrileños no obtienen ningún beneficio de la faraónica obra, sino evidentes perjuicios, en términos de tiempo y dinero. Yo digo que si nos han perturbado la vida tres años y se han construido túneles para ir en tercera acojonados y tardar lo mismo que antes, mejor haberlo dejardo. Madrid se habria ahorrado un dineral.
No paso ya por allí, y menos a partir de mañana. Voy... por la calle de al lado. A veces, lo reconozco, circulo a 80 por hora (79 más uno) y no hay radares que me multen.

¡Ah!, se me olvidaba. El ayuntamiento (perdón, el equipo de gobierno de Ruiz-Gallardón) tiene la desfachatez de nombrar como "calle-30" a la vía de circunvalación M-30. Imagina que la Ronda Litoral de Barcelona pasa a ser la "calle Litoral". O que se convierte en "calle-Quinto Centenario" el puente sevillano del mismo nombre. Calle-30: una calle para pasear el perro, para ir en bicicleta... ¿Cómo que una calle? ¿Sabe Vd, señor alcalde, qué es una calle?

4 comentarios:

Vanessa dijo...

Díganlo claramente: las obras de la M-30 no se hicieron para bien de los ciudadanos sino porque a Gallardón le interesan las obras de repercusión mediática nacional y, quizás, quisiera hacer trabajar la tuneladora de Fdez.Tapias, un señor con el que se va de vacaciones en su yate. La M-30 ha sido un gasto innoble (endeudados los madrileños hasta el año 36) que tiene más inconvenientes que ventajas.
Por cierto: la superficie no se ha arreglado ni, posiblemente, se arreglará en esta legislatura porque no hay pasta en las arcas municipales. Ni para eso ni para otras cosas. Para promocionar M.2016 sí.

Anónimo dijo...

Absolutamente de acuerdo. Es una medida recaudatoria sin más. Gallrdon no tiene el valor de permitir que la gente conduzca a 90por los tuneles porque, efectivamente, quiere transformar la m30 en na calle. en la radio, de hecho, la informacion sobre trafico que sale del ayto habla de "calle30".
El camelo mayúsculo.-

Nacho G.Hontoria dijo...

Y además el jaleo que hay de carriles. Lo mismo vas por el carril de la izquierda porque así te lo indicaba un cartel y de repente te encuentras la salida justo en el lado opuesto de la calzada. Y a ver quién es el valiente que se pone a atravesar todos los carriles para coger la salida.
Yo una vez llegué al punto de dar toda la vuelta a la M30 (o Calle 30, ya no sé) porque me había saltado la salida de Marqués de Vadillo. Lo reconozco, fue una gran tourné por Madrid.

silverio dijo...

Se llama calle porque si era carretera necesitaba unos permisos para las obras que una calle no necesita. Y Gallardón intuía que quien le tenía que dar permiso, supongo que la comunidad o el gobierno, le iba a poner pegas. por eso convirtió la M-30 en calle. Este hombre tiene recursos para todo lo que le interesa. No en vano ha metido en el consistorio cerca de mil asesores.
En alguna información municipal lo he visto, supongo que la oposición lo sabe y el departamento de personal también.