martes, 10 de junio de 2008

LAS IDEAS DE BIBIANA (2)

Huida hacia adelante de Bibiana Aido, o cómo no enmendar el error, disculparse por la patada al diccionario y seguir erre que erre: la ministra de Igualdad ha explicado hoy que la palabra "miembra" -que usó ayer durante su primera comparecencia en la Comisión de Igualdad del Congreso (ver post anterior- se utiliza en Iberoamérica, y propone que se incluya en el diccionario de la RAE. En TVE ha dicho que fue un "lapsus" provocado por su reciente visita a Latinoamérica, "donde se utiliza una terminología similar", y añadió: "Pero no descarto que se pudiera incluir" la expresión en el diccionario.
El miembro de la RAE Gregorio Salvador ha dicho: "Eso sólo se le puede ocurrir a una persona carente de conocimientos gramaticales, lingüísticos y de todo tipo. Además, en España no podemos decidir sobre una lengua que se habla en muchos países". Y ha añadido esta reflexión suficientemente clarificadora como para que muchos ridñiculos modernos se planteen su forma de hablar a partir de ahora: "La lengua es un sistema económico de expresión y el masculino vale en este caso como término neutro que sirve para masculino y femenino".

4 comentarios:

Andreu dijo...

Ahora sí que me has dejado totalmente fuera de juego, Fernando. Está muy bien que la RAE establezca que el masculino se pueda utilizar como neutro, que se defienda con argumentos economicistas ya es más cuestionable, pero que tú obvíes que en todo decálogo que pretenda establecer las normas de expresión para evitar un lenguaje sexista se defienda la redundancia en ambos sexos, aunque sólo sea como última opción, me parece un error de bulto. Y te lo dice uno (y no una) que hace poco se planteó enmendar un texto completo por esta cuestión; pero cuando ví que la única defensa que tenía era el normativismo de la RAE y que en contra tenía todos los pronunciamientos en favor de la exclusión del seximo en el lenguaje, simplemente desistí. Un saludo neutro, pero afectuoso.

Cris dijo...

"El/la miembro" es un sustantivo común en cuanto al género, es decir, se usa igual para masculino y femenino; como, no sé, estudiante, paciente, testigo, atleta. Info de http://lenguayliteratura.org/

Pero, ciertamente, el error es relativo; la complejidad y variedad del español a lo largo y ancho de su territorio hablante hace que se nos escape su uso correcto a muchos. Por cierto, para el año próximo se espera la aparición de la nueva gramática del español, que por primera vez recogerá todas las especificidades del español, no sólo las de España. Obra increíble, en la que Ignacio Bosque está participando.

¡buen día!

Fernando dijo...

Gracias, Cris, y gracias Andreu. En todo caso, lo que dice Salvador es lo que dice Salvador. Obviamente, yo no estoy a favor del sexismo en el lenguaje, como tampoco me parecen bien las frivolidades de l@s ministr@s.
Y lo de las miembras es, a mi juicio, una frivolidad y una torpeza, porque, sobre todo, desvía el centro de atención. Lo importante son las propuestas, y Aido se equivocó dando pie a un debate sobre el lenguaje, que ha sustituido en parte el análisis de sus propuestas. ¿O estaba calculado?

cris dijo...

Por supuesto es una enorme metedura de pata de la ministra.