viernes, 8 de febrero de 2008

MORFOTIPO: BARRIGA CERVECERA

En el bar "El diamante" de la calle Toledo, donde he desayunado café con leche "en caña" (o sea, en vaso, pero este bar es de los pocos, si no el único, que le llama "en caña"); en el Metro, donde varios grupos de viajeros preferían esta mañana hablar en voz alta que sumergirse en el silencio del "20 minutos" o el "ADN"; y en el guardarropa de la Biblioteca Nacional, donde estoy ahora mismo. En todas partes, una sola conversación: las tallas femeninas.
Que si tengo tipo de diábolo, que si parezco una campana aunque estoy adelgazando, que si cilindro (sí, mujer, como Rosario Flores, pues eso). En fin, gran debate matinal en Madrid.
Ya sabes que hablan, sin conocerlo muy a fondo, seguro, del estudio antropométrico de la población femenina que recomienda la adopción en España de un sistema de tallaje más preciso, y que servirá como punto de partida para elaborar un nuevo patronaje para el sector textil.
Te dejo dos perlas de las chicas del guardarropa:

-Espero que Sanidad presente en los próximos días un estudio sobre la población masculina. Que siempre somos las mujeres los conejillos de indias.

-Eso. Lo de mi marido ya tiene nombre: tipo "barriga cervecera".

Cuando me han dado la ficha, seguían liadas con el tema. ¿Me habré perdido lo mejor?

2 comentarios:

Cacana dijo...

¿Pero el camarero que le ha servido el café era como los de antes?
Claro, si es que el estudio antropométrico seguro que tambien nos lo han colapsado las inmigrantes, que han descubierto las ventajas de la sociedad de consumo y se han lanzado a la boragine consumista. ¡A por ellas Cañete!

Nacho G.Hontoria dijo...

Y esto va a ir a más, porque ahora con la imposición a los inmigrantes de tener que hacerse a las costumbres españolas pues lo de beber cerveza, tomarse el pincho y dormir la siesta va a ser el orden del día. País de locos...