jueves, 28 de febrero de 2008

EL PP ACEPTA LA RENUNCIA DE UN CONCEJAL DE PUEBLO CONDENADO POR MALTRATO

Leído en la página web de EL PAÍS hace un momento:

"La Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la sentencia de condena a Leopoldo Rodríguez Murgui -concejal del PP en Aldaya (Valencia)- a seis meses de prisión por maltrato a su ex mujer. La condena ha motivado que el concejal ponga a disposición del partido su cargo. El PP ha decidido aceptar la renuncia del concejal. La víctima ha explicado a la Cadena SER que denunció a su marido tras la segunda paliza y que sobre todo está sufriendo por su hija, de cuatro años, bastante afectada por la situación, a quien el agresor le dijo que iba a matar a su madre.
La mujer del concejal se ha quejado de la hipocresía del PP, ya que mientras muchos se manifiestan en contra de la violencia de género, a ella le negaron ayuda después de la denuncia. "Su cargo político le ha ayudado a hacer todo el mal que ha hecho", ha declarado muy emocionada la víctima.
La sentencia, además de prisión, recoge también la inhabilitación para ser elegido para un cargo público durante el tiempo de condena, privación del derecho a tenencia de armas y una orden de alejamiento respecto de la víctima por tres años.
El concejal, que sigue manteniendo que es inocente, recurrió la primera sentencia dictada por el juzgado de instrucción correspondiente, aludiendo a un error en la valoración de la prueba, que era un parte médico levantado tras la segunda agresión por el centro de salud de guardia la noche de los hechos."

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tambien sería interesante que reflejaras que un canditato soocialista por RIOJA ha dejado de serlo por conducir borracho.
¿o no?

Anónimo dijo...

El número tres al Senado por el Partido Socialista de La Rioja, Enrique Soldevilla, presentó ayer su renuncia ante la Junta Electoral Provincial después de que Diario LA RIOJA desvelara la existencia de un fallo judicial de la Audiencia Provincial que le inhabilitaba para concurrir a este proceso electoral. La Junta Electoral será ahora quien decidirá qué hacer con las decenas de miles de papeletas que ya están impresas. Este organismo notificará hoy a los partidos su resolución y si acepta, como propone el PSOE, que Soldevilla sea sustituido por la suplente María Victoria Santo Tomás.

El titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Logroño condenó el 4 de junio del pasado año a Enrique Soldevilla como autor de un delito contra la seguridad del tráfico (al conducir su coche por Alfaro bajo los efectos del alcohol) y otro delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad (por enfrentarse a los policías, insultarles y amenazarles). La pena impuesta fue de multa de 940 euros, retirada del permiso de conducir y seis meses de prisión e inhabilitación del derecho de sufragio pasivo.

Soldevilla apeló esta sentencia elevando el caso a la Audiencia Provincial, que el 9 de octubre del 2007 desestimó el recurso y ratificó el primer fallo judicial en idénticos términos. Por lo tanto, la privación del derecho de sufragio pasivo se extendería hasta entrado el mes de abril.

La renuncia de Enrique Soldevilla como candidato al Senado se hizo efectiva a media mañana de ayer ante la Junta Electoral Provincial. Casi al mismo tiempo, sin conocer aún esta circunstancia, el secretario general del PP en La Rioja, Carlos Cuevas, daba una rueda de prensa para denunciar los «graves hechos» en los que estaban envueltos Soldevilla y su partido.

Cuevas acusó al líder de los socialistas riojanos, Francisco Martínez Aldama, de «hacer el ridículo» presentando a un candidato inelegible en las listas al Senado. «Sabíamos -subrayó Cuevas- de las dificultades y del malestar interno en el PSOE por la confección de las listas, pero lo que nunca hubiéramos podido imaginar es que Martínez Aldama llegara al punto de presentar a una persona que es inelegible por ley».

Durante su comparecencia, el secretario general del PP riojano explicó también que su partido había presentado sendos escritos ante la Junta Electoral Provincial y ante la Fiscalía solicitando «la realización de cuantas acciones fueran procedentes» contra Enrique Soldevilla. El PP se refería a las posibles consecuencias penales que tendría el hecho de que el candidato del PSOE, para poder oficialmente serlo, tuvo que firmar en su día una declaración jurada en la que aseguraba no estar sujeto a ninguna causa de inelegibilidad.

De acuerdo con fuentes jurídicas consultadas por este periódico, este modo de proceder por parte de Enrique Soldevilla podría ser constitutivo de un delito de falsedad o -según otras interpretaciones- de un delito de quebrantamiento de condena. El Código Penal prevé penas de prisión para ambos supuestos.

El PSOE riojano se refirió al 'caso Soldevilla' por boca de su secretario de Organización, Francisco Javier Rodríguez. Antes de dar comienzo un acto electoral de campaña, Rodríguez atendió a los medios de comunicación y lo hizo para «darle el mayor de los apoyos» a su compañero de partido. El secretario de Organización reconoció que «las sentencias están para cumplirlas» pero aseguró que el PSOE desconocía la situación de inelegibilidad de Soldevilla. «Él - advirtió- no lo hizo de mala fe, sino por desconocimiento». «Ya no es candidato del PSOE, pero cuenta con nuestro máximo respeto», concluyó.

Fernando dijo...

El anterior no es anónimo. He sido yo. Un saludo.