lunes, 7 de abril de 2008

EL BOCHORNO OLÍMPICO

Se hicieron notar en Olimpia, lo intentaron en Londres, y lo han conseguido en París. Yo, que soy un apasionado del olimpismo, estoy triste por lo que ha ocurrido hoy en la capital francesa, al paso de la antorcha de los JJOO de Beijing. Han tenido que ser suspendidos los relevos finales. La decisión, adoptada por los responsables de seguridad francesese y la Embajada de China, cierra una jornada tumultuosa en la que la llama tuvo que ser apagada en cuatro ocasiones ante el acoso de los manifestantes pro tibetanos.
Antes del inicio del recorrido, miles de personas se manifestaron frente a la torre Eiffel con banderas tibetanas y símbolos en favor de los derechos humanos.
El primer incidente se produjo en la segunda parada. La antorcha avanzaba lentamente por el gran número de manifestantes que frenaban el recorrido, por lo que tomaron la decisión de subirla a un autobús. Pese al impresionante dispositivo de seguridad, el fuego olímpico volvió a ser saboteado. Después, el paso de los relevistas se vio acompañado del despliegue de pancartas contra la represión en China y Tibet.
Sobre las cuatro y media de la tarde se cambió el recorrido. También quedó anulada la ceremonia prevista en el Ayuntamiento, así como el paso por la catedral de Nôtre-Dame. A las cinco la antorcha no había llegado al punto final del itinerario, y se confirmaba la anulación de todos los relevos finales. La llama llegó a su destino en autobús, después de haber sido apagada en cuatro ocasiones.
El temor a protestas e incidentes por la llama olímpica se ha extendido al resto de países que recibirán el fuego. Es el caso de Argentina, donde el presidente del Comité Olímpico, Juilo Cassanello, ha manifestado que "no puedo prever lo que va a pasar en Buenos Aires" cuando la antorcha llegue procedente de San Francisco.
Sin entrar en las legítimas razones de la protesta del pueblo tibetano, lo que está ocurriendo con los JJOO de Beijing empieza a ser motivo de reflexión: la contaminación de la ciudad, la censura, los incidentes del Tibet... ¿Qué más veremos de aquí al 8-8-08? El movimiento olímpico no lo merece.

1 comentario:

Cecilia Alameda dijo...

Las gentes del Tibet han aguantado la represión del gobierno chino, el sometimiento de sus tierras y sus dirigentes durante muchos años. Alguna vez tenían que empezar a protestar con algo más que con el silencio. Tienen derecho a dar a conocer su situación. Y no son violentos, no lo olvidemos.
Quizás fue equivocado elegir Pekín como sede de los juegos, porque hasta ahora no ha habido apertura ni democratización, sino persecución de disidentes propios y enrarecimiento social.
Se lo deberían pensar los del COI.