martes, 18 de septiembre de 2007

GERDA TARO, EN MADRID

La foto fue tomada durante el acto de presentación de mi libro "Gerda Taro, fotógrafa de guerra", organizado por el Instituto Europeo di Design y Casa Sefarad-Israel. A mi lado, la escritora Esther Bendahan y la periodista Carmen Gurruchaga, que presentaron el acto, en el que tracé una semblanza biográfica de Gerda Taro, pareja de Robert Capa, una joven alemana de origen judío que vino a España a defender la República durante la guerra civil y murió en la batalla de Brunete el 26 de julio de 1937. Este verano se han cumplido setenta años de su muerte, y la conferencia que pronuncié ha sido el único acto de recuerdo de su vida, su trabajo como fotógrafa y su amor por España y por la libertad.

En http://www.casasefarad-israel.es/ puedes encontrar una entrevista sobre Gerda Taro y el reporterismo de guerra, de la que he extraído estos fragmentos:

Casa Sefarad-Israel (CSI): después de sus anteriores trabajos, como novelista y ensayista, tratando temas muy diferentes al de esta última obra (tratando temas como los medallistas olímpicos españoles, la persecución de la homosexualidad en el franquismo, entre otros) ¿cuáles fueron las razones que le llevaron a investigar y recrear la vida y el trabajo de Gerda Taro?
F.O.:Por tres razones: porque era alemana de origen judío pero se sintió muy española, y de alguna manera los españoles teníamos una deuda pendiente con ella; porque su vida y su obra reúnen abundantes elementos que hacen de Gerda una mujer apasionante, y merecía la pena descubrirladesde una óptica distinta a la de "pareja de Robert Capa", como siempre se la trató; y porque las circunstancias de su vida y su muerte se parecen mucho a las de mi compañero de Telecinco José Couso, que también murió en una guerra.
CSI: A pesar de no ser muy reconocida en su época, ¿cuál fue la posible influencia del trabajo de Gerda Taro en las generaciones de reporteros de su época e inmediatamente posteriores?F.O: La influencia no fue excesiva, porque muchas de sus fotos fueron firmadas por Capa y, tras su muerte, la figura del "mejor reportero de guerra del siglo XX" acaparó toda la atención. Pero fue una precursora. A partir de 1936, las guerras significaron para muchas mujeres como ella su apertura al mundo, su modo de escapar al rol asignado en la historia escrita por los hombres, su forma de rebeldía frente al varón. Muchas mujeres como Margaret Bourke-White, Lee Miller, etc... vivieron la vida maravillosa de reporteras que Gerda deseó vivir, y no pudo.
CSI: ¿Cree que la lectura de esta obra suya es especialmente ilustrativa para sus compañeros de profesión, dado el panorama actual de los reporteros y los reporteros gráficos? ¿Se ha perdido el espíritu de Gerda Taro (y de otros, por supuesto) en el reporterismo actual y futuro?
F.O.: El libro incluye reflexiones de algunos de los más prestigiosos reporteros de guerra españoles e internacionales. Probablemente invita a pensar. Respecto a la motivación o el "espíritu", creo que muchos profesionales siguen jugándose la vida por contar la verdad de los conflictos, con imágenes o mediante crónicas. Y no sólo como enviado especial a un territorio lejano, sino también sin salir de casa. Hay "otras guerras" (la corrupción, el narcotráfico, el terrorismo, los delitos sexuales, la pobreza). Sin embargo, hoy día ya no hay informaciones o historias que valgan una vida. Y han muerto demasiados periodistas en los últimos veinte años.
CSI: ¿Es importante que lo que usted cuenta en este libro sea conocido no sólo para los profesionales de los medios, sino también para el gran público, que contempla actualmente los medios de masas? ¿Qué pueden estos obtener de la vida y legado de Gerda Taro?
F.O.:Invito a los lectores a que se adentren en un libro en el que van a encontrar la historia de una mujer apasionada en una época apasionante. Una joven seductora, militante, valiente, inteligente, divertida, que vive grandes acontecimientos históricos en primera persona. El libro transita por los años 20 y 30 en Alemania y Francia y recoge numerosas referencias del arte, la política, la vida cotidiana... Y en 1936, su viaje junto a Capa a España, donde rozó la gloria profesional pero encontró una desafortunada muerte. Creo que merece la pena.


3 comentarios:

Curro dijo...

enhorabuena por el libro, compañero. Un saludo_C.

Curro dijo...

qué raro, juraría que ya había dejado un comentario... te decía que... enhorabuena compañero! un saludo_C.

Anónimo dijo...

Fernando hoy anuncia el New York Times esta expo que comienza el miercoles.
http://www.nytimes.com/2007/09/22/arts/design/22taro.html?em&ex=1190692800&en=d1deac882e8edf7e&ei=5087%0A

Aprovecho para fecilitarte por tu libro.
Alfonso (Bauluz)